Inspiración reactivada tras conferencia de Eli Bravo en Panamá

Adriana Rincón, Eli Bravo y  parte del equipo de El Venezolano de Panamá.

Adriana Rincón, Eli Bravo y parte del equipo de El Venezolano de Panamá.

Esta semana tuve la oportunidad de compartir, junto al equipo de El Venezolano de Panamá, un almuerzo privado con el periodista y autor Eli Bravo quien se presentó por primera en Panamá para activar la inspiración de quienes asistieron a su conferencia.

Eli habla de una chispa, de una emoción que nace internamente y cómo canalizarla mediante acciones que conduzcan al logro de las metas propias.

Es muy interesante la manera como enlaza lo emocional con lo racional. Y es que en el mundo de los negocios siempre estamos pensando “con la cabeza” y “en frío”. Pero cuánta diferencia hace tomarse un tiempo para uno mismo y prestarle más atención a la parte emocional: ¿Por qué y para qué me dedico a esto?

Curiosamente, al prestarle atención a las emociones podemos pensar con más claridad y eficiencia. Y es entonces cuando la inspiración se refuerza, porque encontramos el propósito para nuestra vida: la chispa que nos llevó a dedicarnos a nuestra profesión.

Por mi propia experiencia garantizo que ahí está la clave para ser feliz en el trabajo y lograr lo que a muchos les cuesta: disfrutar trabajando y alinear nuestro propósito de vida con la actividad diaria.
Adriana Rincón
El Venezolano de Panamá

Mostrar o no mostrar

Periodistas: James Foley (AP), Steven Sotloff (FB) y David Haines (FB).

Periodistas: James Foley (AP), Steven Sotloff (FB) y David Haines (FB).

Las recientes ejecuciones de los periodistas James Foley, Steven Sotloff y David Haines, así como su consiguiente difusión en video por medios noticiosos nos obligan a abrir debates cuantitativos y cualitativos del tratamiento de la información.

Por un lado está el planteamiento de si se debe o no informar de manera totalmente gráfica.

Opino que caer en el morbo y en el sensacionalismo es ceder a la violencia gratuita.

Como periodistas, debemos informar que estos hechos ocurren y creo que el reservarnos compartir imágenes y videos de asesinatos no significa que miremos hacia otro lado, como hace el avestruz cuando mete su cabeza en la tierra.

Entonces ¿cuánto es suficiente? Sigue leyendo