Inspiración reactivada tras conferencia de Eli Bravo en Panamá

Adriana Rincón, Eli Bravo y  parte del equipo de El Venezolano de Panamá.

Adriana Rincón, Eli Bravo y parte del equipo de El Venezolano de Panamá.

Esta semana tuve la oportunidad de compartir, junto al equipo de El Venezolano de Panamá, un almuerzo privado con el periodista y autor Eli Bravo quien se presentó por primera en Panamá para activar la inspiración de quienes asistieron a su conferencia.

Eli habla de una chispa, de una emoción que nace internamente y cómo canalizarla mediante acciones que conduzcan al logro de las metas propias.

Es muy interesante la manera como enlaza lo emocional con lo racional. Y es que en el mundo de los negocios siempre estamos pensando “con la cabeza” y “en frío”. Pero cuánta diferencia hace tomarse un tiempo para uno mismo y prestarle más atención a la parte emocional: ¿Por qué y para qué me dedico a esto?

Curiosamente, al prestarle atención a las emociones podemos pensar con más claridad y eficiencia. Y es entonces cuando la inspiración se refuerza, porque encontramos el propósito para nuestra vida: la chispa que nos llevó a dedicarnos a nuestra profesión.

Por mi propia experiencia garantizo que ahí está la clave para ser feliz en el trabajo y lograr lo que a muchos les cuesta: disfrutar trabajando y alinear nuestro propósito de vida con la actividad diaria.
Adriana Rincón
El Venezolano de Panamá

Anuncios
Galería

En imágenes: ponencia “Venezolanos, una comunidad en aumento”


Esta semana tuve el honor de ser la oradora invitada en la reunión de trabajo de la Cámara Americana de Comercio e Industrias de Panamá (Panamcham), en donde se analizó el crecimiento de la comunidad venezolana en Panamá y durante la cual ofrecí una ponencia sobre cifras, perfiles del emigrante y del visitante venezolano y el alcance de la comunidad en Panamá.

Te invito a conocer más detalle en el siguiente link:
http://www.elvenezolano.com.pa/index.php/actualidad/panama/item/10195-adriana-rincon

Minientrada

Octubre, mes rosado

Cinta Rosada: Artículo de Adriana Rincón , El Venezolano, Panamá.

Foto: Pfala.

El mes de octubre es el mes dedicado a aquellas personas que luchan por vencer el cáncer, con el símbolo de la cinta rosada frente a la campaña contra el cáncer de mama, una acción que se desarrolla a nivel mundial, incluyendo Panamá, llamando a las mujeres a realizarse sus exámenes a tiempo, un acto que puede salvar vidas.

En el mes rosa, muchas iniciativas solidarias se ponen en marcha. Con este motivo, este año se presentan las esculturas de los “Lazos solidarios”, iniciativa del despacho presidencial del Presidente de la República, Juan Carlos Varela Rodríguez y de su esposa, la Primera Dama, Lorena Castillo de Varela, con la participación de 15 artistas y el apoyo del taller Articruz del Maestro venezolano Carlos Cruz-Diez, en cuya sede de Panamá se realizaron todas las intervenciones de los lazos.

La idea consiste en subastar cada obra para generar fondos y promover la prevención del cáncer y apoyar al Instituto Oncológico Nacional. Las esculturas ya se pueden ir a conocer porque están expuestas en la Cinta Costera de la capital.

En definitiva todas las iniciativas son necesarias, pero también es importante recordar que la lucha se hace todos los días del año tomando conciencia de esta enfermedad y la prevención de la misma, mediante la detección temprana que aumente las probabilidades de supervivencia en las personas diagnosticadas con cáncer.

Más información: https://www.facebook.com/fundacancerpanama

Espantosa realidad en Venezuela

Venezuela en trozos. Imagen: cortesía.

Venezuela en trozos. Imagen: cortesía.

Cuando el equipo de prensa de El Venezolano daba como noticia principal la epidemia de violencia que afecta a Venezuela, quizás muchos pensábamos que era más de lo mismo, pues basta leer el artículo de la periodista Yakary Prado, para hacer conciencia de los niveles de horror a los que está llegando nuestro país, en donde el “descuartizamiento” está presente como nueva modalidad, no conforme con el asesinato que de por sí es abominable.

Esto confieso, me causa una especie de asombro y estupor al pensar los “monstruos” que ha logrado formar nuestra sociedad, según reseña el artículo, son individuos menores de edad o hasta máximo 25 años, capaces de desmembrar la integridad de la vida, no sólo acabando con ella sino con una crueldad tal que pareciera no sacia sino con la saña y la depravación.

Hablan de una epidemia de violencia que ha instaurado en Latinoamérica el narcotráfico, la pérdida de valores y, más especialmente en Venezuela, la impunidad y la falta de interés del gobierno de atacar la delincuencia. Lo cierto es que jamás en todos estos años se había presentado en nuestro país una práctica tan inhumana.

En el artículo se menciona que el origen también puede estar en la extrapolación de dicho procedimiento de las cárceles a las calles de Venezuela, pues ante el fracaso de las políticas penitenciarias, hoy en día las mismas son recintos de miseria, destrucción y caldo de cultivo para encubar epidemias de violencia como las que se está viviendo.

Me gustaría ver una reacción popular hacia el rescate de la humanidad en Venezuela, un rechazo por parte de los organismos internacionales que den a conocer al mundo de forma contundente la decadencia y el irrespeto hacia la humanidad que están cometiendo jóvenes en ese punto de Suramérica.

Debemos elevar nuestra voz de protesta y condenar duramente la violencia en nuestro país. No podemos seguir estando sólo absortos de la realidad hasta que nos toque. Estamos perdiendo la humanidad y dejando a nuestras generación un legado de depredación.

Mientras escribo, vienen a mi mente momentos de tanta felicidad que he vivido en Venezuela, gestos amables de su gente, el amor de la familia, saltan a mi memoria quizás para que surta el efecto de bálsamo ante el dolor de la impensable violencia que hoy día registra Venezuela.

Les dejo una frase de Nelson Mandela: “El coraje no es la ausencia del miedo, sino sentirlo y ser capaces triunfar sobre él”.
Adriana Rincón
El Venezolano de Panamá

5 tips imprescindibles para el recién llegado a Panamá

tips_recién_llegado

Imagen: cortesía.

Con esta entrada voy a dejar de un lado las nostalgias, pues todos sabemos que cada uno trae sus historias a cuestas, y concentrarme en transmitir 5 claves que te ayudarán a dar tus primeros pasos en Panamá con más eficacia.

Antes de comenzar, es importante tener en cuenta que, se cuente o no con trabajo, hay que asumir el cambio con la mejor de las actitudes y ponerse manos a la obra.

1. Respira profundo y ten paciencia.
Cada país tiene sus ritmos, y hay que saber aceptarlos. Conviene no caer en desánimos por querer que todo esté para ya. Es cierto que se llega con muchas ganas de emprender, y Panamá ofrece muchas oportunidades, pero hay que aprender a cultivar la paciencia. Sin prisas (pero sin pausas).

2. Prepárate para buscar oportunidades laborales.
Si vienes con miras a encontrar trabajo, comienza por darle un retoque a tu curriculum. Adáptalo al formato y lenguaje del país, sin caer en localismos. En otras palabras, que un amigo panameño lo lea y lo entienda.

3. Amplía tu red de contactos.
Tanto si quieres emprender tu propio negocio, como trabajar para una empresa, cuéntaselo a todas las personas que vayas conociendo. Déjales ver tu pasión por el trabajo y cuán preparado estás. Uno nunca sabe cuándo se puede presentar una oportunidad, o a qué persona te recomendarán ponerte en contacto. Si te dicen que llames “al amigo de un amigo”, no dudes en hacerlo.

4. Sé precavido con los gastos.
De recién llegado a Panamá, todo puede suponer una eterna Navidad, con tantas novedades al alcance de la mano. Ten en cuenta que los precios varían de una zona a otra de la ciudad. Opta por la mejor que se adecue a tu bolsillo y a tus gustos.

5. Organiza todos tus documentos.
Esto es algo que se debe tener en cuenta antes de emprender el viaje. En El Venezolano de Panamá publicamos un estupendo artículo al respecto.

Si deseas conocer más recomendaciones sobre vivir en Panamá, te recomiendo visites la sección de “migración” en la página del periódico.

 

Adriana Rincón
El Venezolano de Panamá